Nazareno de la Salutación

 

Autor: Antonio Joaquín Dubé de Luque. Realización: 1986. Materiales: madera de cedro. Medidas: 1,72 metros. Iconografía: Cristo con la cruz a cuestas. Interpretación de la cabeza: potencias. Indumentaria: Túnica morada. Posición de la cruz: Cristo abrazado al travesaño. Tipología de la cruz: cilíndrica y arbórea. Bendición: Sábado 4 de febrero de 1989. Restauraciones: Salomé Carrillo Becerra (2002).

Descripción: es representado en el momento que se incorpora tras una caída, de ahí que su postura evidencie un desequilibrio que le dota de una gran fuerza expresiva. El acusado contraposto, configurado por el violento avance de la pierna izquierda, mientras que la derecha queda detrás, le confiere una elocuente estabilidad, contrarrestada por la mano derecha que tiene dialogante hacia la Verónica mientras la izquierda se posa sobre el madero.

Fuentes: VI y VII Estación del Vía Crucis: La Verónica limpia el rostro de Jesús y el Nazareno conforta a las “hijas de Jerusalén”.

«Le seguía una gran multitud del pueblo y mujeres que se dolían y se lamentaban por Él, Jesús, volviéndose a ellas, dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos. Porque llegarán días en que se dirán: ¡Dichosas las estériles, las entrañas que no engendraron y los pechos que no criaron! Entonces se pondrán a decir a los montes: ¡Caes sobre nosotros! Y a las colinas: ¡Cubridnos! Porque si en el leño verde hacen esto. En el seco ¿Qué se hará?» (Lucas 23, 27-31).